julio 13, 2006

UTOPIA Y DURO REALISMO

Guevara y Castro, Ernesto y Fidel... dos formas distintas de ver y vivir la Revolución. ¿Hasta dónde pudo haber traición por parte del burgués radicalizado cubano hacia el pequeño burgués aventurero argentino? Lo cierto es que los cadáveres jóvenes y bellos se venden mejor. El Che capturado en combate y ejecutado en Bolivia se convirtió en mito. Fidel sobrevive hasta hoy y difícil es definir en qué se ha convertido.

3 Comments:

Blogger Tekitoi said...

Hablando con una amiga limeña hace poco, me decía que había dos formas de acabar para un revolucionario, las dos igual de gloriosas: una, como el Che, dando la vida en la montaña por la Revolución. Otra, como Fidel, hasta que su cuerpo aguante haciendo revolución.

Un saludo camarada!

J. Gallego

4:34 p. m.  
Blogger miguelvelez said...

No se puede comparar a Che con Fidel. Fidel nos guste o no es un "político" -y no en el sentido griego del término-. El Che era diferente y así le fue en Congo y Bolivia.
No obstante, ya sabes, como Graham Green "prefiero a los castristas que a los castrados"
SALUD

6:44 p. m.  
Blogger Erika Contreras said...

Yo creo que la principal diferencia entre Fidel y el Che, es que el che se la jugo por América Latina ya así fue como la muerte lo pilló en Bolovia.
Fidel en cambio se quedó en Cuba, haciendo revolución en la isla.
pienso que el Che era más idealista.
erika

8:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home